RUSIA NO TIENE UNA VACUNA DE EFICACIA COMPROBADA CONTRA EL COVID-19

Publicado por 

El día de ayer nos despertamos con la noticia de que Rusia había elaborado la vacuna contra el covid-19, además de sus planes para la producción en masa de ella. Un anuncio que nos llena de esperanza, pero que después de revisar con detalle se desvanece, todo apunta más a un ejercicio propagandístico. Eso ha sido como esas encuestas, que anuncian a un ganador a un cargo de elección popular con bombos y platillos, pero cuando se mira la ficha técnica, se observa que le tamaño de la muestra es insignificante.

 

Las vacunas que van a ayudarnos contra esta pandemia deben cumplir con unos requisitos muy estrictos para que realmente sean una solución y no un perjuicio más. Las vacunas deben pasar por varios filtros para demostrar que son seguras, por eso el desarrollo de estas suele durar años, pero bajo las actuales circunstancias no tenemos tanto tiempo, por lo que la carrera por desarrollar una que cumpla a cabalidad todos los requisitos es todo un reto.

También te puede interesar: EL LINCHAMIENTO DE LA COMBI EN MÉXICO Y LAS LECCIONES QUE NOS PUEDE DAR UN PREMIO NOBEL DE ECONOMÍA

El desarrollo de una vacuna pasa por varias etapas y fases, siendo a la primera etapa la de exploración, la cual en condiciones normales dura de 2 a 4 años, le sigue la etapa preclínica que dura entre 1 y 2 años, en la que se empieza la experimentación en animales o cultivos de tejidos. Muchas vacunas no logran superar estas etapas, que como vemos pueden durar hasta 6 años, que significaría una gran cantidad de trabajo que se queda en el camino. Para las que sí llegan a obtener los resultados esperados, le siguen 3 fases, las cuales mencionaré brevemente a continuación:

 

Fase I

En este punto se trabaja con pequeños grupos de voluntarios adultos, lo principal aquí es observar la seguridad de la vacuna, además de evaluar la respuesta y el alcance del sistema inmunológico.

 

Fase II

El tamaño de personas a las que se le aplica la vacuna en esta fase es del orden de los cientos de voluntarios, en los cuales se incluye a la población de mayor riesgo ante el virus. En este punto se combinan pruebas con la vacuna y con placebos. También se busca encontrar los comportamientos del sistema inmunológico frente a las dosis, método de aplicación, además de su seguridad.

 

Fase III

El numero ahora para probar la vacuna es del orden de los miles de voluntarios, se sigue al igual que en la anterior fase experimentando con la vacuna y placebos. En esta parte al tener un mayor número de personas, se estudia más a detalle posibles efectos secundarios que habrían pasado desapercibidos en las dos fases anteriores. Ahora, gracias aque contamos con un mayor volumen de muestras, se pueden hacer cálculos más exactos sobre su eficacia, y el comportamiento de la vacuna.

 

Un laboratorio que logre superar todas las fases satisfactoriamente, podrá comenzar su producción en masa, aunque igualmente deberá seguir monitoreando el comportamiento de la vacuna, lo que se conoce como Fase IV, ya que es necesario seguir mejorando la vacuna, para solventar el porcentaje de los efectos secundarios que tenga, así como elevar su eficacia.

 

Estoy seguro que la mayoría de personas que estén leyendo ahora este artículo, solamente le interesaría aplicarse una vacuna que haya pasado por todas las etapas y fases de manera exitosa, nadie quiere poner en riesgo su salud aplicándose una que no haya demostrado ser segura. La cura no puede ser peor que la enfermedad.

 

El gran problema del anuncio de la vacuna por parte de Rusia, llamada “Sputnik V”, es que ni siquiera está en fase 3, y aún así ya tienen planes para su comercialización fuera de su país. Algo que ha generado mucha desconfianza a nivel mundial, pagar por una vacuna, que ni siquiera ha demostrado ser efectiva en grandes poblaciones, además del tema de la seguridad. Putin ha tratado de dar tranquilidad diciendo que la ha probado en el mismo y en su hija, algo que no garantiza nada, para determinar que tan segura es, se necesita hacer pruebas en miles y decenas de miles. Sumado a que Rusia tampoco ha sido transparente con los estudios de su vacuna.

 

Son más las dudas que las certezas en este pomposo anuncio por parte de los rusos. Por el momento hay 6 vacunas en Fase III y ninguna de esas la “Sputnik V”. Por lo que debemos seguir esperando por la tan anhelada vacuna.