PROTESTAS VIOLENTAS SOLO EMPEORAN LA SITUACIÓN DE COLOMBIA

Publicado por 

En Colombia el día de ayer tuvimos un caso parecido al de George Floyd en Estados Unidos. Un hecho de brutalidad policiaca en un arresto, terminó con la vida de Javier Ordoñez, el cual también quedó registrado en video, aunque con la diferencia de que no murió inmediatamente como Floyd. La indignación contra la fuerza pública estalló de ipso facto, las redes sociales fue un hervidero de repudio contra los uniformados, incluso se hizo tendencia el hashtag #ColombiaLivesMatter (la vida de los colombianos importa). Pero lo grave es que el odio pasó de las redes sociales a las calles con actos violentos en las principales ciudades del país.

El blanco de los vándalos, porque otro nombre no se les puede dar a los que destrozan los bienes públicos del país, fueron las CAIs de la ciudad, dónde varios terminaron quemados. Hubo enfrentamientos violentos con la policía también, que dejan hasta el momento que escribo estas líneas de 8 muertos y más de un centenar de heridos. Paradójicamente protestaron contra la violencia con más violencia. Ya pasamos de un muerto por brutalidad policiaca a tener 8 muertos, ¿realmente valió la pena generar más muertos? ¿No tenemos ya suficiente con las masacres en creciente aumento por los grupos armados al margen de la ley dedicados al lucrativo negocio del narcotráfico?

Hay personas que han hecho un llamado a la calma como el ex futbolista de la selección Colombia “el Tino Asprilla”, quién acertadamente ha dicho que están apagando el fuego con más gasolina. Y es que no se trata de que no haya indignación o que no se reclamé justicia contra los que cometieron el asesinato. Es necesario condenar estos hechos de abuso de autoridad, que en este caso han terminado en la muerte innecesaria de un ciudadano. Pero, así como se pide más profesionalismo y respeto de los encargados de ejercer la ley, también debemos pedir respeto de los ciudadanos hacia ellos, lo de ayer fue una muestra de lo contrario, cómo van a pedir que la fuerza pública los respete, cuando ellos no lo hacen. Así como hemos visto vídeos de abusos policiales, también se han visto lo contrario, policías atacados con cuchillos, machetes y palos. El respeto debe ser algo mutuo.

Como es de esperarse cuando sucede ante un hecho indignante como el de ayer, los oportunistas aprovechan para hacer proselitismo político, incluso de forma muy irresponsables como los que piden seguir con la manifestación a sabiendas de que van a terminar en enfrentamientos violentos con la fuerza pública, en la que posiblemente habrá muertos y heridos de ambos bandos. En vez de hacer un llamado a la cordura, la reconciliación y buscar soluciones, solo les interesa que haya muertos, heridos y destrozos para poder echarle la culpa al gobierno de lo acontecido. Uno de esos políticos oportunistas es alguien del que he hablado varias veces, el senador Gustavo Petro, que con su actuar le da la razón a Fajardo cuando le ha tildado al ex alcalde de Bogotá de ser una persona incendiaria.

 

Los políticos de oposición que están buscando agitar más las aguas, en pro de causar más caos, llevando a que el gobierno haga uso de la fuerza pública para poder culparlos de represión, pueden estar perjudicándose a ellos mismos, en Estados Unidos las protestas violentas le dan más votos a Trump que a su rival. Recordemos que las elecciones presidenciales están más cerca de lo que se piensa, por lo que alentar este tipo de protestas les resten votos y les suman a sus rivales.

 

Para terminar, me he encontrado en las redes sociales personas que comparan la Revolución Francesa con las protestas violentas de ayer, romantizando la violencia. Diana Uribe en su podcast sobre historia, siempre que habla de las revoluciones, dice que ellas son como Cronos que devoran a sus propios hijos, algo que pasó en la revolución francesa, dónde muchos de esos revolucionarios terminaron en la guillotina. Evidentemente tratan de justificar la violencia desatada con el argumento de que por las buenas nada se consigue, donde claramente ponen en práctica la frase de “el fin justifica los medios” pero como dijo Orwell: el fin no justifica los medios; no puede haber un fin justo si se obtiene por unos medios inadecuados”

Protestas violentas solo empeoran la situación de Colombia