Para mí siempre será el AeroMatecaña

 

Hoy dedico mi columna al aeropuerto Internacional Matecaña. 

 

Para mí siempre será el AeroMatecaña, un icono enmarcado en la historia de nuestro bello Pereira, fue construido entre el año 1944 y 1946, sigue siendo hoy uno de los principales estandartes y  ejemplo del civismo pereirano. 

Ubicado allí, donde nuestros abuelos visionaron el desarrollo, rodeado por el Batallón San Mateo, La Villa Olímpica, la rivera del rio Otún, y hasta hace poco el ya desaparecido Zoológico Matecaña.

 

Ese mismo Aeropuerto de pequeños baldosines; De Arbol de los lamentos; de miles de historias que recuerdan las familias pereiranas, que por diferentes motivos acompañaron y lloraron allí con alegría o tristeza la despedida o el regreso de uno de sus seres queridos. Hoy se moderniza, y muy pronto se pone al servicio de todos.

 

Esa modernización, absolutamente necesaria en un mundo globalizado y de cara al desarrollo de la región, tiene hoy su sustento en una Alianza Publico Privada, que permite a inversionistas particulares invertir allí parte de su patrimonio y recuperar su inversión paulatinamente, administrando el edificio durante un periodo determinado de tiempo.

Te puede interesar: DUQUE Y CLAUDIA LÓPEZ, COLOMBIA NO RESISTE MÁS CUARENTENA

Esa modernización, que hoy muchos esperan disfrutar en los próximos días, cuando se reabran los cielos del mundo y se de vía libre a la aeronavegación comercial, se ve opacada por estos nuevos visionarios de siglo XXI; quiénes en su afán protagónico de mostrarse superiores, vienen hoy cambiando el nombre a todo. Personajes que abusando de su posición de poder y llenos de soberbia, arrogancia y prepotencia, hoy desconocen el arraigo por nuestras raíces,  pisoteando el pasado cívico de nuestra ciudad queriendo borrar de todo escenario nuestro legado Matecaña.

 

Yo pregunto. ¿Acaso era necesario cambiar el nombre al Zoológico Matecaña para inaugurar un nuevo parque?. ¿Acaso era necesario pagar miles de millones de pesos por un buen nombre para en días posteriores echarlo a la basura? ¿Acaso hoy es necesario borrar la historia de nuestro Aeropuerto Internacional Matecaña? para inventarse un Aeropuerto Internacional del Eje, solo porque a un experto en marketing político se le ocurre que el tal equipo del Cambio tiene que cambiarlo todo. ¿Acaso el simple hecho de firmar una Alianza Publico Privada y reinaugurar un aeropuerto reconstruido por privados les da el derecho de pisotear la historia?

 

¿Será acaso que estos señores el día de mañana en su afán protagónico de dejar su sello en cada obra,  desaparecen el legado Matecaña?, querrán entonces eliminar el nombre de La Furia Matecaña. Acaso para ellos será mejor en adelante que los comentaristas deportivos dialoguen con pasión sobre La Furia del Eje. Acaso esteremos cerca de ver como el Gobierno de la Ciudad cambia el nombre a la Plaza de Bolívar o le retira el nombre al Viaducto por discusiones con su jefe Cesar Gaviria Trujillo, o quizá la 30 de Agosto será rebautizada para conmemorar ahora el natalicio de uno de estos prohombres impolutos o más bien impotables.

 

  • No señores, basta ya de soberbias y de caprichos. Como pereirano les invito a exigir a esta generación de nuevos ricos que respeten nuestra historia, pensar en integración regional y no en como desafiar al vecino. Finalmente les reto a que se dediquen más a servir y no a servirse de lo público. Con el simple hecho de satisfacer sus egos de poder. 

EL AEROPUERTO INTERNACIONAL MATECAÑA DEBE CONSERVAR SU NOMBRE

Para mí siempre será el AeroMatecaña

Cesar Augusto Gómez B.

Facebook