PAPA BOYACENSE Y NACIONALISMO ECONÓMICO

Por estos días se habal en medios de la crisis de un sector de la agricultura importante, como es el de los productores de papa en el país. Están pasando por una tragedia debido a los bajos precios a los que se vende el bulto de este tubérculo, que están muy por debajo de lo que cuesta producirlo. Los campesinos prácticamente están trabajando a perdida, por lo tanto han salido en medios y redes sociales solicitando ayuda al gobierno y a los ciudadanos para que compren sus productos, lo cual ha traído de vuelta la idea del nacionalismo económico, que no es otra cosa que pedir políticas proteccionistas, que si bien parecen justas y buenas, a la final solo traen más problemas.

 

Una de las causas de la crisis de los paperos, según ellos y varios políticos colombianos son la importación de papas congeladas desde países europeos que inundan el mercado con precios más competitivos. Por tal razón piden que se graven con mayores impuestos las papas que se importen al país, como lo propone Petro con su impuesto llamado “tasa carbón”, mientras que otros quieren prohibir las importaciones.

https://twitter.com/petrogustavo/status/1323305088060956674

 

Tanto la fórmula de subir impuestos a las importaciones como prohibirlas solo van a generar un efecto adverso. El comercio internacional es de vital importancia para todos los países, ningún país tiene, ni produce todo lo que necesita, por lo que tiene que importar obligatoriamente. Algunos como el senador Robledo, solo están a favor de importar lo que no haya, ni se produzca en el país, por lo que para él es un crimen que se importe papa habiendo paperos en el país. Este tipo de planteamientos parecen ser correctos si los miramos desde nuestra perspectiva, pero cuando miramos más en profundidad encontramos las fallas. Imaginemos que a los exportadores colombianos les hicieran lo mismo en otros países bajo el mismo argumento, no nos gustaría que les prohibieran entrar a otros mercados. Ahora pensemos en trabajadores colombianos que están en Estados Unidos o Europa. ¿Nos gustaría que no los dejaran trabajar allí, bajo el argumento de que hay norteamericanos y europeos que no tienen trabajo, por lo tanto, esos puestos de trabajos son para los nacionales y no para extranjeros? – estoy completamente seguro que a la mayoría no les gustaría.

También te puede interesar: PUTIN POSIBLEMENTE TENGA PARKINSON, POR LO QUE DEJARÍA EL PODER EL PRÓXIMO AÑO

Una de las preguntas que se debe hacer en un país, es por qué un producto importado es más caro que uno nacional, cuando el que viene de afuera tiene un sobre costo, que es el transporte de un país a otro. En el caso del agro, una de las principales causas de los elevados costos de su producción: son los insumos y bienes de capital, que precisamente son importados, por lo que tienen varios impuestos que el agricultor debe pagar, más los impuestos que este mismo se debe hacer cargo durante la producción de su producto. Además, súmele el mal estado de muchas carreteras, el elevado costo de la gasolina (prácticamente la mitad son impuestos) y los peajes hace que transportar la producción hasta los centros de consumo sea costoso.

Sí se les bajara los impuestos y se les redujera la burocracia a la que se deben someter los agricultores nacionales para poder vender sus productos, estos podrían dar unos precios más competitivos que pudieran rivalizar con los productos importados. La solución es buscar que los campesinos aumenten su productividad para que el precio a los que venden sus productos sea menor, y su mejor cálida se mejore, para que no solo sean competitivos en el país, sino internacionalmente y puedan también exportarlos. Por el contrario, las medidas proteccionistas, solo castigan al consumidor que tendrá que pagar por productos más costosos, eso a quienes más perjudican, es a los más pobres que no tienen el suficiente poder adquisitivo para consumir alimentos más caros.