MULTINACIONALES HUYEN DE ARGENTINA

Publicado por 

El que fuera hace un siglo uno de los países más ricos del mundo, donde los inmigrantes europeos llegaban a emprender y formar grandes empresas y fortunas, hoy no es ni sombre de lo que fue, ha sido un país víctima de políticas keynsianistas agresivas, combinado con una basta red de sindicatos creados por Perón para llegar al poder, que a pesar de los años sigue en pie y con mucha más fuerza con el pasar del tiempo.

 

El país gaucho tiene una larga historia de aplicar las recetas de Keynes de expansiones monetarias que han provocado graves problemas de inflación en el país, combinado a su historia de endeudamiento e impagos al FMI, han hecho que la deuda argentina crezca como una bola de nieve, que en cada vuelta se hace más grande.

 

En el país presidido por Alberto Fernández, algunos de sus líderes sindicales tienen vida de narco colombiano: lujos, mansiones, colecciones de carros de colección y hasta aviones, pero los trabajadores argentinos distan de versen beneficiados de tantos sindicatos, ya que sufren de alto desempleo, precarias condiciones laborales y salarios bajos.

También te puede interesar: EL POLO SEGUIRÁ SIN EL SENADOR ROBLEDO

En este siglo, Argentina ha estado gobernado por el linaje de los Kirchner. En el 2003 llega a la presidencia Néstor Kirchner, el cual sería remplazado al finalizar su mandato por su esposa Cristina Fernández de Kirchner, quien perdió las elecciones en el 2015 ante Macri, aun así, siguió teniendo poder en el legislativo, donde la mayoría era Kirchnerista, lo cual le dificultó la presidencia a Macri, que tuvo que negociar constantemente con ellos, por lo que su presidencia a la final no logró solucionar el desastre dejado por los Kirchner. El año pasado Macri fue derrotado en las presidenciales por la ficha clave de Cristina, Alberto Fernández, permitiéndole a ella ocupar el puesto de vice presidenta, desde donde sigue manejando la Argentina.

 

La realidad argentina es que Argentina sigue en las garras Kirchneristas, así el presidente sea otro, los graves problemas atraídos por esta dinastía política siguen presentes y aumentando. El país es todo un milagro, muchos no se explican como es que ha durado tanto con esos niveles de inflación, problemas cambiarios, sindicatos todopoderosos, deuda pública gigantesca, déficit fiscal y gasto público desmedido. Para completar la tragedia argentina, llegó la pandemia por el virus del covid-19. El gobierno al igual que el de Colombia decretó una cuarentena que se encuentra entre las más extensas del mundo, destruyendo aún más la economía.

 

Ante el pésimo panorama argentino de perdida del valor de su moneda debido a la constante inflación, pérdida de poder adquisitivo y las pésimas perspectivas de la economía argentina, está provocando un éxodo de empresas, la más sonada esta semana ha ido la de la firma chilena, Falabella, junto con ella la aerolínea Qatar Airways, ha decidido dejar de operar en el país gaucho. Pero estas no son las únicas que este año abandonan el país, otras más ya lo han hecho, en lo que va del año, como lo fue en febrero Nike.

La huida de empresas grandes de un país es mala señal de como va su economía, en el año 2016 en Colombia también varias empresas grandes abandonaron el país, ese año el PIB decreció. Estas empresas no solamente dejan una mortandad de empleos, también de ingresos a la nación vía impuestos, inversión extranjera y disminuyen las exportaciones, ya que muchas de ellas están enfocadas en fabricar en el país, pero vender por fuera de él. De no dar un rumbo distinto, Argentina se enfrentaría a una crisis similar a la de Venezuela con hiper inflación y destrucción del tejido industrial y comercial. Las perspectivas de argentina pintan tan mal, que ya la llaman Argenzuela, lo cual sería una tragedia para toda la región, necesitamos de países prósperos con quienes comerciar, que compren los bienes y servicios que producimos, a la vez que ellos nos vendan los suyos, multiplicando la riqueza de todos los países.