LA ABSURDA PROPUESTA DE AUMENTAR EL NÚMERO DE CONGRESISTAS EN COLOMBIA

Escrito por 

Los países que han logrado llegar a la prosperidad económica, lo han hecho haciendo que el sector privado crezca mucho más de lo que crece el Estado, ya que este se financia de los impuestos que cobra al sector privado. Entre más robusto sea el tamaño del gobierno, más recursos necesita para funcionar, por lo que más dinero deberá sacarle a quienes producen, las empresas y los trabajadores, lo cual les quita recursos a las empresas para crecer y generar más empleo, mientras que a los trabajadores les quita poder adquisitivo.

 

El caso colombiano es de los Estados que tiene muchos políticos y burócratas, lo cual hace que su tamaño sea grande, mientras que el sector privado no lo es, los pocos que producen deben financiar un elevado gasto público generado por su gran número de políticos y todos los que trabajan directa e indirectamente para el Estado, los cuales suelen tener sueldos muy bien remunerados, comparados con el sector privado que es parasitado, para mantener el privilegio de pocos, que cuestan mucho.

 

A nuestros políticos no se les pudo ocurrir mejor idea en tiempos de crisis, donde el sector privado del cual se pagan sus onerosos salarios, se encuentra gravemente golpeado, miles de quiebras, mientras que los que siguen en pie se encuentran en serias dificultades para sostenerse, debido a la reducción del consumo, consecuencia de los millones de puestos de trabajo perdidos este año en el país por los confinamientos obligatorios.

 

‌Tras el desastre en el sector privado, quieren que estos paguen de sus bolsillos a más congresistas. La diferencia de pagar unos políticos más no hará mucha diferencia, en lo que pagan los contribuyentes al gobierno para su funcionamiento, pero sienta un mal precedente, para los que queremos reducir el gasto que representa el congreso. Hace un año el partido Alianza Verde hizo una consulta anti corrupción, en la que uno de sus puntos era reducir el salario de los congresistas; pero curiosamente uno de los defensores del proyecto para aumentar el congreso es el senador de Alianza Verde, Inti Asprilla. Al parecer lo que nos iba a ahorrar en sueldos de los congresistas, lo íbamos a gastar en más congresistas.

‌La excusa para aumentar el congreso, es que hay departamentos con poca representación en la Cámara de Representantes, por lo que esos departamentos deberían tener más escaños. Ante este problema, ¿no sería mejor quitar escaños a los departamentos que tienen muchos representantes en comparación con el resto? – los políticos no piensan en el bienestar de los ciudadanos, solo los ven como esclavos destinados a pagar los gastos generados por ellos, los afortunados que están el poder gracias a sus votantes en las urnas.

‌De llegar a buen puerto la propuesta de aumentar el congreso, tendríamos 12 nuevos representantes en la Cámara, con todos los gastos que eso implica, ya que tienen sueldos que en el sector privado muy difícilmente alguno de ellos podría lograr a ganar. Pero ese no es todo el problema, ya que suelen salir mucho más caro de lo que parece, estos nuevos Representantes tendrán poder político, con el cual la posibilidad de corrupción. No solo vamos a tener que pagar más salarios, también tocará más corrupción y clientelismo a manos de estas nuevas curules.